12 Oct

¿Por qué nos gusta la dieta mediterránea?

Todos hemos oído hablar de la dieta mediterránea: sabemos que es una de las más conocidas y recomendables, pero ¿qué es exactamente?

Este patrón alimentario está basado en el consumo de cereales y vegetales, mientras que las carnes y pescados se utilizan más como guarnición que como plato principal. También tienen un importante papel los lácteos, frutos secos y legumbres. De esta manera, se obtiene una gran cantidad de nutrientes beneficiosos en una proporción adecuada. 

Este tipo de alimentación se complementa con uno de sus grandes protagonistas, el aceite de oliva, importante fuente de ácidos grasos Omega3, y hierbas aromáticas y especias, con su notable aporte en antioxidantes. 

Respecto al consumo de pescado, esta dieta recomienda un mínimo de 3 raciones semanales, a poder ser de pescado azul, como atún o bonito del norte, ya que ofrece un gran aporte nutritivo, resulta más saciante y energético, y, al igual que el aceite de oliva, es rico en ácidos grasos Omega3, imprescindibles para una buena salud cardiovascular. 

Lo que más caracteriza a la dieta mediterránea, y lo que la hace tan atractiva, es su combinación entre salud y sabor, por eso es la más recomendada del mundo, ya que es completa, variada, saludable y deliciosa. Además es mucho más que nutrición: también es estilo de vida, cultura, tradición, costumbres, producto… ya que está pensada para ser disfrutada en compañía, como parte del ritual diario, y combinada con ejercicio físico. 

ETIQUETAS:
dieta mediterránea, salud, alimentación, pescado azul, atún, bonito del norte