8 Jul

¿Por qué debemos incluir el pescado azul en nuestra dieta veraniega?

Para el verano, una de las mejores opciones en nuestra dieta es sacar partido a los pescados azules tradicionales, como el Bonito del Norte o el Atún. Estos alimentos están llenos de sabor y de propiedades beneficiosas para mantenernos en línea durante la época de verano.

Tanto el Bonito del Norte como el Atún son pescados bajos en grasas con alto contenido en Omega 3 que ayudan a reducir los niveles de colesterol y los triglicéridos que almacenan la grasa en sangre. Las vitaminas A, B y D que forman parte de estos alimentos, influyen en nuestra salud ocular y el mantenimiento de los tejidos de nuestro organismo conservando la masa ósea en las mejores condiciones. También ayudan a hacer frente a las infecciones y son necesarias para el progreso del sistema nervioso.

Las vitaminas del grupo B, muy comunes en el Bonito del Norte, son fundamentales para que nuestro metabolismo estabilice los nutrientes que nos aportan energía como proteínas, grasas y azúcares.

Muy pocos alimentos contienen Vitamina D de manera natural, sin embargo el pescado azul es uno de ellos. Esta vitamina absorbe el calcio fijándolo en los huesos y regulando sus niveles en la sangre.

Es importante hablar también del magnesio presente en el pescado azul debido a que es uno de los nutrientes que sirve para mejorar la inmunidad de nuestro organismo y dispone de un suave efecto laxante que ayuda a nuestro tránsito intestinal.

Por todas estas características el pescado azul es una opción idónea para ser incluído en nuestra alimentación del día a día, especialmente en verano, aprovechándonos de las múltiple posibilidades de preparación que nos facilita.

ETIQUETAS:
pescado azul, nutrientes, dieta, verano